Close

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, así como para obtener estadísticas anónimas de la web. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Para más información consulta nuestra Política de 'cookies'.

programa de colaboración para los profesionales de la salud bucodental

El “Libro Blanco sobre Saliva y Salud Oral” pretende actualizar y exponer de forma clara y atractiva los aspectos más relevantes en el campo de la saliva relacionados con su papel fundamental en el mantenimiento, diagnóstico y prevención de enfermedades bucales.

Descárgate el libro digital aquí o consigue tu copia del libro físico en el Congreso de la FDI.

 

La saliva es la protección natural del organismo contra la caries. Es un fluido de la cavidad bucal incoloro, inodoro e insípido producido por las glándulas salivales (la glándula parótida, la sublingual y la submandibular).

 

 

Compuesta por un 99% de agua, la saliva está permanentemente bañando los dientes y la boca. Normalmente, el hombre segrega unos 500 ml de saliva al día. La saliva controla el entorno de la boca que afecta a los dientes.

 

 

¿Cuáles son sus principales funciones?

 

La saliva se considera uno de los mecanismos de defensa del cuerpo más poderosos. Se encarga de llevar a cabo funciones básicas y, además, ha demostrado jugar un papel clave en la salud bucal. Es responsable de acciones como:

 

  • Lubricación: humedece los labios y la mucosa para facilitar la masticación, el habla y ayudar a tragar.
  • Limpieza: diluye y elimina los restos de comida de la boca y de los dientes.
  • Efecto tampón: contiene bicarbonato que neutraliza el ácido producido por la placa bacteriana.
  • Digestión: se encarga de iniciar la rotura de los hidratos de carbono.
  • Remineralización: contiene calcio y fosfato que contribuyen a reparar en las primeras fases de caries.
  • Protección: dispone de agentes antibacterianos que actúan frente a las infecciones. 

 

 

¿Por qué es importante la saliva para los dientes?

 

La saliva es la defensa natural más importante de la boca contra la caries. Una reducción en la cantidad de saliva producida puede llevar a un aumento de caries, dificultades a la hora de masticar y tragar, úlceras bucales y un aumento en la susceptibilidad a las infecciones. Los pacientes que sufren de xerostomía (sequedad en la boca) son especialmente vulnerables y son los que más posibilidades tienen de padecer todos o muchos de estos problemas.

 

Una forma muy efectiva de estimular la producción de saliva es masticar chicle sin azúcar.

 

 

¿Quieres conocer con más detalle los componentes de la saliva y sus funciones para una correcta salud dental?

 

Consulta nuestro curso online sobre los componentes de la saliva y sus funciones para una correcta salud bucodental.

 

También pueden interesarte los estudios científicos: