Estudios clínicos han demostrado que mascar chicle sin azúcar durante 20 minutos después de comer o beber ayuda a estimular las glándulas salivares y a generar un fuerte flujo de saliva, uno de los más poderosos mecanismos de defensa del cuerpo. La saliva es vital para una buena salud bucal ya que, además de contener agentes antibacterianos, posee tres elementos principales para combatir la caries: el agua diluye y elimina los restos de comida; el bicarbonato neutraliza los ácidos de la placa; y el calcio y el fosfato contribuyen a la remineralización de las lesiones iniciales de caries dental.

El chicle es un alimento singular porque se mastica durante un periodo de tiempo prolongado (normalmente unos 20 minutos), y al mismo tiempo aporta relativamente pocas calorías.