Preguntas frecuentes

¿Estás diciendo que masticar chicle debería sustituir al cepillado de dientes?

No. Masticar chicle sin azúcar es un buen hábito más añadido a las rutinas de cuidado bucal de tus pacientes, que incluyen revisiones regulares y cepillarse los dientes al menos dos veces al día. La portabilidad y comodidad hacen que masticar chicle sin azúcar sea una opción fácil para ayudar a tus pacientes a mantener unos dientes sanos cuando comen fuera de casa y no pueden cepillarse los dientes.

Hay informes que dicen que masticar chicle sin azúcar es malo. ¿Es verdad?

Los estudios científicos son claros afirmando que masticar chicle sin azúcar proporciona muchos beneficios para la salud bucodental al estimular la producción de saliva. A no ser que uno mastique una cantidad excesiva de chicle sin azúcar cada día, no deberíamos preocuparnos por cuestiones que no han sido presentadas previamente, como podrían ser las probabilidades de un efecto laxante o el contenido calórico.

Es importante recordar que se ha demostrado que masticar chicle sin azúcar después de las comidas beneficia a la salud bucal. De hecho, más de 25 años de investigaciones, respaldadas por críticas de expertos y afirmaciones de organismos acreditados, destacan que cuando masticamos chicle sin azúcar ayudamos a proteger nuestros dientes.

¿Es cierto que los chicles con sabor a frutas pueden erosionar el esmalte de los dientes, incluso aunque sean sin azúcar?

Bajo condiciones de consumo normales, masticar chicles sin azúcar con sabor a frutas es improbable que erosione los dientes.

Masticar chicle sin azúcar aumenta la producción de saliva que contiene bicarbonato, y de esta manera puede ayudar a neutralizar el pH de la placa. La saliva estimulada también puede ayudar a remineralizar el esmalte de los dientes al ayudar a restaurar estos minerales de los dientes, reparando y fortaleciendo los dientes.

Las pruebas internas de los niveles de ácido de chicles sin azúcar han demostrado que son seguros para los dientes. Asimismo, estas pruebas han mostrado que los aromatizantes que contienen ácido de chicles sin azúcar con sabor a frutas no permanecen en contacto prolongado con la superficie de los dientes debido a la estimulación del flujo salival y la consiguiente acción limpiadora y neutralizante de la saliva. Por lo tanto, estos chicles proporcionan el mismo aumento de flujo salival, que es la base de los beneficios para el cuidado bucal de cualquier otro chicle sin azúcar.

¿Existe alguna relación entre masticar chicle y el ácido del estómago?

No existen pruebas de que la saliva en sí estimule los jugos gástricos del estómago. Está comúnmente aceptado que solo la medicación puede activar los jugos gástricos. Cuando se mastica chicle, el volumen de saliva aumenta de manera importante; la saliva contiene bicarbonato y, cuando se traga, tiene un efecto que neutraliza los ácidos en el estómago. Se han llevado a cabo investigaciones sobre este tema en pacientes con úlcera duodenal, o dispepsia de rayos X negativa, y se llegó a la conclusión de que incluso para estas personas masticar chicle es inocuo. Si este grupo potencialmente sensible masticó chicle sin exacerbar sus problemas estomacales, entonces parece razonable concluir que masticar chicle no provocará problemas de estómago a nadie.
[Referencia: A double-blind controlled clinical trial of mastic and placebo in the treatment of duodenal ulcer. Al-Habbal MJ, Al-Habbal Z, Huwez FU. Clin Exp Pharmacol Physiol. 1984 Sep-Oct;11(5):541-4.]

¿Qué chicle es más apropiado para las personas con dentadura?

Todos los chicles Wrigley están especialmente formulados para engancharse incluso menos en la mayoría de las dentaduras y dientes. Sin embargo, no existen pruebas clínicas para respaldar que un chicle sin azúcar es el que menos se engancha a las dentaduras. Aconsejamos a los pacientes que prueben con cuidado diferentes marcas y formatos de Wrigley sin azúcar para ver cuál les va mejor.

¿Masticar chicle puede provocar trastornos temporomandibulares (TTM)?

Los TTM no son solo un trastorno, sino un grupo de condiciones, normalmente dolorosas, que afectan a la articulación temporomandibular (ATM) y los músculos que controlan el movimiento de masticar. Normalmente, los TTM conllevan más de un síntoma único y pocas veces tienen una única causa. Según el Instituto Nacional Americano de Investigación Dental, los investigadores aún están buscando respuestas a qué causa los TTM. Se cree que hay varios factores que actúan juntos, entre los cuales se encuentran las lesiones de mandíbula (traumatismo) y enfermedades de las articulaciones (artritis).