programa de colaboración para los profesionales de la salud bucodental

Estudios recientes sobre la salud bucodental indican que la importancia de tener una boca sana puede ir más allá de la reducción de la caries y puede desempeñar una función clave en la salud general.

 

Los costes del tratamiento de enfermedades orales y dentales en toda Europa a menudo superan los de otras patologías graves como el cáncer, las enfermedades del corazón, los derrames cerebrales o la demencia. Se estima que el gasto actual en el tratamiento dental en la UE-27 puede ser de alrededor de 79 mil millones de euros por año, una cifra que alcanzará los 93 mil millones de euros en el año 2020, si no se toman medidas ahora.

Las enfermedades orales se pueden prevenir fácilmente con una dieta sana y equilibrada, chequeos regulares al dentista y unos buenos hábitos de higiene bucal que incluyen el uso de flúor que contienen algunas pastas de dientes y colutorios bucales, una limpieza interdental y masticar chicle sin azúcar cuando estemos fuera de casa. La exposición frecuente a fluoruro, un cepillado regular, una dieta saludable y el cuidado oral rutinario, contribuyen a mejorar los resultados de la salud bucal y a reducir cualquier desequilibrio.

 

 

Visitar dentista

 

Cepillar dientes

 

Limpiar espacios

interdentales

Mascar chicle

 

 

Para más información sobre el Estado de la Salud Bucodental, consulta el Informe publicado en 2012 por la Plataforma para una mejor Salud Bucodental: http://www.oralhealthplatform.eu/state-oral-health-europe

 

Además, para el Día Mundial de Salud Dental 2014, la FDI ha publicado un Informe sobre la Salud Bucal que se puede consultar aquí: http://www.worldoralhealthday.com/oral-health-worldwide/